martes, 6 de diciembre de 2011

MEMORIA DE ARQUITECTURA (IIIa)



El patrimonio de la arquitectura
5

El Ángel de la Historia en Benjamin (‘Angelus Novus’) da la espalda al futuro. Según Cuesta Abad en Juegos de duelo, invierte su posición para ver de frente o recordar algo que de otro modo permanecería tras de sí olvidado.
 Las ruinas que ve el ángel, esas ruinas que son objeto de culto desde el Barroco, son los costes humanos y sociales del progreso… las graves amenazas que penden sobre el planeta y que son el resultado del progreso.
En los edificios reducidos a escombros anida un objeto del saber: lo que perdura es el raro detalle de referencias alegóricas. Y nos señalaba Benjamin: ‘Las alegorías son en el reino de los pensamientos lo que las ruinas en el reino de las cosas’.

 
[*Paul Klee]
‘Angelus Novus’

El monumento pierde su simbolismo, como símbolo del pasado, si no hay conciencia capaz de captarlo nos señala Francisco León. El símbolo se transforma en alegoría que elimina los límites de la significación. La alegoría sustituye al símbolo si su relación es convencional.
Estamos experimentando a partir de Benjamin complejos movimientos de reconceptualización y resemantización del patrimonio. El primer desplazamiento es el reconocimiento del patrimonio no sólo incluyendo la herencia pasada, sino también los recientes bienes y expresiones culturales, visibles e invisibles, tangibles e intangibles. Benjamin ha sido el primer pensador que invierte la orientación hacia el futuro que caracteriza en general a la modernidad y al arte moderno, hasta trastocarla en una orientación aún más radical hacia el pasado.
Existe una deuda que la actualidad tiene contraída con el pasado, una solidaridad que sólo puede testimoniarse, reconstruir las huellas históricas, con la fuerza de la memo­ria de lo aún olvidado.
A partir de los años sesenta del siglo XX, la superación de la historia como clave exclusiva de legitimación del patrimonio y la aceptación de la cultura como nuevo argumento, ha permitido formular nuevos bienes culturales. La noción de patrimonio redu­cida a una colección de monumentos excep­cionales, ha sido sustituida por otra más abierta.  En definitiva, una ruptura epistemológica que desembocó en la supera­ción de la artificiosidad de los límites tempora­les del objeto de estudio.


A. AALTO. Museo en Aalborg (Dinamarca).

Un proceso que verifica la creciente importancia patrimonial de la arquitectura contemporánea. En el Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, Pérez Escolano, María Morente y otros, han reflexionado largamente sobre esta cuestión.
Se constata que durante los últimos tiempos se ha producido una patrimonialización de la cultura, con una desesperada búsqueda de elementos significativos dignos de preservación.

*
(sigue)


No hay comentarios:

Publicar un comentario