martes, 4 de junio de 2013

Ejemplo de infamia.



[para  Protactínio]


Bernhard, que llevaba enterrado desde 1989, en que falleció de paro cardiaco, se retuerce en su tumba.


En 1998, el Mozarteum, escuela universitaria de música y arte de su ciudad, fue clausurado al descubrirse una alta concentración de sustancias cancerígenas. Es el resultado de tres meses de investigación, abierta a raíz de varios casos de leucemia entre estudiantes y el personal del prestigioso conservatorio. 

 © Tipo Material 

El Instituto de Genética de la Universidad constató que el aire del edificio del Mozarteum, construido en 1979, estaba contaminado con un ‘cocktail venenoso’ de bifenilos policlorados (BPC) y ftalatos (sales del ácido ftálico utilizado como plastificante). La concentración tóxica en el ambiente alcanzó la cifra de 270 nanogramos (un nano corresponde a una milmillonésima parte de un gramo) por metro cúbico, supone un alto riesgo.

Lo alarmante es que estas sustancias son capaces de provocar mutaciones genéticas. Y aunque no se pudo asegurar que fuesen éstas las causantes directas de cáncer, tampoco se pudo descartar esa posibilidad, según expertos en genética. En ese momento, los científicos no pudieron identificar de dónde procedían las sustancias venenosas registradas en alta concentración tanto en las moquetas, como en los paneles del aislamiento acústico, pero aseguraron que habían sido esparcidas en todo el edificio a través del sistema de aire acondicionado.

El cierre del edificio principal del Mozarteum -una institución de larga tradición en la formación artística que fue fundada en 1841 en honor de Mozart- fue ordenado por el ministro de Ciencias.



[de la crónica de Julieta Rudich. ‘El País’, 18/10/1998, pág. 45].

No hay comentarios:

Publicar un comentario