domingo, 14 de junio de 2015

Guerra futurista [I].

Marinetti, Boccioni, Carrà, Russolo. Sintesi futurista della guerra, 20 settembre 1914.

En el pasado siglo, el surgimiento histórico de las vanguardias artísticas se produjo en la década de 1910 y coincidió con la culminación del ciclo capitalista marcado por la proliferación de los monopolios y la extensión de los imperios coloniales, cuyo desequilibrio desembocó en la primera guerra mundial. La gran industria progresaba con una velocidad antes desconocida, dada la gran concentración de materias primas en las metrópolis.
Se produjo también un marcado desfase entre el estado evolutivo de la tecnología y la actualidad de las artes, vinculadas a los modelos clásicos. Por ello, lo que propusieron las vanguardias en esas décadas fue una armonía entre las artes y las nuevas técnicas industriales, de manera que el arte no apareciera como el anacrónico resto de un pasado definitivamente clausurado.
Marinetti, el creador del Futurismo, que ya había dicho provocativamente: "Un automovile ruggente che sembra correre sulla mítraglia, è più bello della Vittoria de Samotracia",  escribe en 1910, sin ánimo de premonición:
La guerra es bella porque enriquece un prado fluorescente con fieras orquídeas de pistolas. La guerra es bella porque fusiona el tiroteo, los cañonazos, los altos al fuego, la pestilencia y el hedor de la putrefacción, en una única sinfonía. La guerra es bella porque crea nuevas formas arquitectónicas de tanques inmensos, formaciones aéreas geométricas, espirales de humo de los pueblos en llamas”.

*
El movimiento futurista nunca perdió el rastro de su primario instinto de sedición. Como otras vanguardias históricas que no quisieron ser meramente movimientos artísticos sino movimientos vitales, el Futurismo supo, así, conjugar una gran multitud de facetas artísticas y fue también ideología, una ideología que le condujo, caso único en la historia de las vanguardias, a formar su propio partido político, el Partido Futurista Italiano, con innegables analogías fascistas.
Menospreciantes los futuristas con la mujer, [lo que llega a ponerse de manifiesto en esta descripción ‘marinettiana’ del tango: “Poseer una mujer no es apretarse contra ella, sino penetrarla... ¿Una rodilla entre los muslos? Vamos, hacen falta dos... ¿Les parece muy divertido enarcarse desesperadamente el uno sobre el otro para descorchar la botella del espasmo, sin llegar nunca a él?... Cuentagotas del amor. Miniatura de las angustias sexuales. Almíbar del deseo. Lujuria al aire libre. Manos y pies de alcohólicos. Mímica del coito para el cine. Vals masturbado… ¡Viva la brutalidad de una posesión violenta y la bella furia de una danza muscular exaltante y fortificante!...”], podría no entenderse el motivo por el cual algunas de las más vivaces mujeres de la época se adscribieron al movimiento. Como se les exigía a ellas apoyar también los sueños de violencia, lo hicieron con más radicalidad en otra guerra. Una futurista, Valentine de Saint-Point, afirmaba entonces: “La humanidad es mediocre. La mayoría de las mujeres no son superiores ni inferiores a la mayoría de los hombres. Son iguales. Los dos merecen el mismo desprecio”.
Y, revindicando cierta virilidad femenina, escribió: “Que las próximas guerras susciten heroínas semejantes a aquella magnífica Caterina Sforza, quien, mientras sostenía el asedio de su ciudad, viendo desde lo alto de los muros a sus enemigos amenazarla con la vida de su hijo para obligarla a rendirse, mostrando heroicamente su propio sexo dijo: ¡Matadle entonces!, ¡me queda el molde para hacer otros!”.

Antonio Sant’Elia. Città nuova, casa a gradinada su due piani stradali, 1914.



No hay comentarios:

Publicar un comentario